Los Grandes Guerreros del Japón

Recientemente he regresado de un viaje a Japón donde pase un par de meses estudiando su arte, su cultura; folclor e historia ya que desde hace tiempo encuentro su historia completamente fascinante así como  el proceso mediante el cual ha llegado esa isla asiática al lugar donde se encuentra ahora.

La historia japonesa está llena de enigmas y de relatos místicos llenos de filosofía esplendida de tras, una filosofía diseñada específicamente para la obtención de la paz interna , algo muy controversial para un país como Japón que ha sido sumamente guerrero durante toda su historia además de ser patrón productor de extraordinarios guerreros como los Samurái.

Todas las personas, o casi todas al menos,  saben sobre estos legendarios guerreros de los japoneses sin embargo pocos saben realmente por qué son legendarios y cuál era su rol para con el shogunato del emperador al que servían con tanto valor, honor y coraje.

Los Samurái era una legión de guerreros terratenientes cuyo único objeto era mantener la seguridad del emperador que gobernase en aquel momento y a su familia por lo que generalmente estaban envueltos en guerras civiles contra aquellos quienes quisieran apoderarse del trono japonés como resultado de ambición desenfrenada o por falta de honor.

Sin embargo sus éxitos más grandes no fueron guerras civiles sino el mantener a su isla soberana de todos los países asiáticos quienes estaban hambrientos por las riquezas japonesas además de su gran posición estratégica que actúa como un parte quesos en el tablero asiático. Entre las naciones y reinos quienes querían subyugar a Japón estaban China; Corea;  la gran Rusia y sobretodo la amenaza más grande de todas: los mongoles.

Los mongoles en el siglo 11 se convirtieron en una fuerza militar imparable para todo el mundo conocido y acabaron con naciones como  China; Rusia; Polonia; Ucrania; Moldava; Rumania; Hungría;  Checoslovaquia; Bulgaria; Turquía; Irán; e Irak. Sin embargo, pese a dos intentos, los mongoles no pudieron tomar Japón: gracias a los Samurái.

El incidente comenzó, sorpresivamente, no por parte de los mongoles sino por ataques piratas japoneses quienes no tenían ningún tipo de fidelidad para con el emperador. Debido constantes ataques piratas para comercio la  china mongola, el emperador de Mongolia, el gran Kan, envió una carta al emperador de Japón ordenándole que pusiera un fin a estos piratas. Sin embargo, esto hubiera un problema para un emperador únicamente preocupado por mantener la paz de su propio reino ya que tendría que librar una guerra contra estos piratas.

Por esta razón, el emperador japonés ignoro la petición u orden del emperador de los mongoles por lo que estos lanzaron una gigantesca ofensiva e intento de invasión que fallo dos veces debido mal humor del mar ya a los guerreros Samurái quienes atacaban con barcos bomba, fue ahí donde nacen los kamikaze cuyos vuelos de fuego regresarían en la Segunda Guerra Mundial.