Por qué ir a Acapulco a las fiestas de fin de año

En la década de 1950, mucho antes del ascenso de Cancún y Los Cabos, era el destino preferido de México.

Durante su apogeo, la “Perla del Pacífico” atrajo a personas como Elizabeth Taylor, Frank Sinatra, Judy Garland e incluso John F. Kennedy con sus playas de ámbar y su vibrante vida nocturna.

La antigua belleza de Acapulco se celebró en la pantalla grande en películas como “Fun in Acapulco” de Elvis Presley y la exitosa serie de televisión “The Love Boat”.

Pero a medida que transcurría el siglo XX y como todo en la vida, las cosas cambian. Las visitas a Acapulco comenzaron a repartirse con los nuevos destinos.

Sin embargo, a varias décadas después, Acapulco está reviviendo constantemente.

Este es un puerto popular para una escapada de fin de semana para muchos vacacionistas mexicanos, sin mencionar el escondite que prevalece para los viajeros europeos, por lo que descubrirás que el ambiente es más internacional que el de Cancún que es más americanizado.

Bailar con la música en vivo a lo largo del Zócalo, la caza de algunos de los mejores ceviches en el centro de México, o escapar del bullicio turístico de Swank de Acapulco Diamante y sus discotecas en donde aún se puede oír ecos del glamour y la ostentación del apogeo de Hollywood en la ciudad.

Cómo ahorrar dinero en Acapulco

Hay varias formas de llegar y ahorrar en Acapulco si es que tu bolsillo va apretado o sencillamente te gusta ahorrar o te gusta el regateo.

Una es buscar vuelos baratos a Acapulco y seguramente los encontrarás si haces la búsqueda con antelación. Otra es sencillamente lanzarte tipo mochila al hombro… pero todo dependerá de tu estilo y la comodidad que estés buscando.

Estando ya en Acapulco, busca negociar con los taxistas. Siempre negocia tu tarifa de taxi antes de ingresar a la cabina. También puedes negociar un precio por hora si deseas detenerte a comer o visitar áreas enteras como el viejo Acapulco.

Aunque no tienen un horario extendido como las casas de cambio, los bancos locales te darán las mejores tasas de cambio si eres extranjero.

Una de las cosas que siguen en boga en México es el famoso regateo y en los mercados es el mejor lugar para ejercitar esta vieja costumbre. Así que ve y aprende a regatear… para algunos es todo un arte hacerlo.

Cultura y Costumbres

El código de vestimenta en Acapulco es informal durante el día y la ropa de playa estándar es aceptable. Durante la noche, vestir de “informal elegante” es la norma y muchos clubes prohíben jeans, camisetas, zapatillas o pantalones cortos.

El inglés es un idioma común que se habla en Acapulco, pero te ganarás a los ciudadanos locales si intentas hablar algo de español. Las frases comunes incluyen hola (hello), adiós (bye), por favor (please) y gracias (thanks).

Cómo moverse por Acapulco

La mejor manera de moverse por Acapulco es en autobús o taxi, ya que conducir puede ser una molestia debido a la gran congestión y las malas condiciones de la carretera.

Los taxis son frecuentes y asequibles en toda la ciudad con una gran excepción: el Aeropuerto Internacional Juan N. Álvarez (ACA), donde no están permitidos.

La mayoría de los viajeros utilizan el servicio especial de tránsito del aeropuerto, Transportes Aeropuerto, para viajar aproximadamente 30 minutos al norte del área del complejo.

Barco Majestuoso

Hace una semana fue que llegamos al bello puerto para pasar las vacaciones de Semana Santa, un descanso  muy merecido por todos los que nos encontramos en este lugar. Como es habitual con las casas que se encuentran cerca de los hoteles en Acapulco y en la línea marítima, lo normal es bajar a la playa durante todo el día y pasar las horas en mar, arena y alberca aprovechando así los rayos de sol que recaen en este lugar de manera tan peculiar y que tuestan la piel de una manera única.

Durante la vacían han sucedido cosas que son habituales y que suceden cada vacación, sin embargo no todo ha sido rutinario y han pasado un par de acontecimientos únicos de esta vacación en particular. Una de estas sucedió ayer mientras estaba acostado en el camastro de nuestra playa cuando se acerco un yate de dimensiones mayúsculas muy cerca de las olas cuyo nombre era “ Henry V”.  El buque era tan magnifico que rápidamente averigüe sobre su procedencia. Resulta que el buque venia en un viaje que había comenzado en la costa sur de Inglaterra y  se encontraba de paso en Acapulco.

Al ver este buque de cerca, pude calcularle no menos de 195 pies, lo que como es natural le hace un trasatlántico a bordo del cual aparentemente venían personas relacionadas con la reina de Inglaterra. El buque me pareció que recibió un muy buen nombre cuya majestuosidad hace honor al verdadero Enrique V de Inglaterra quien consiguió la gran victoria en contra de los franceses en Azincourt, una de las batallas mas famosas en la historia militar inglesa cuya fama fue inmortalizada en la obra de William Shakespeare que porta precisamente su nombre, conocida por la documentación shakesperiana del discurso del rey antes de la batalla.

En el año de 1415, el reino de Francia se encontraba en guerra con Inglaterra en un conflicto que hoy en día conocemos como la “Guerra de los Cien Años”. El motivo de la guerra se era la invasión inglesa de los territorios del norte de Francia ya que la corona británica demandaba esas tierras por derecho ancestral, algo a lo cual naturalmente se opuso la monarquía francesa con todas sus fuerzas. En ese tiempo, los caballeros franceses eran considerados los mejores del mundo y también donde más de estos había, haciendo de ellos una fuerza formidable e incluso, para muchos, invencible.

Sin embargo, Enrique V rey de Inglaterra tenia otra visión completamente diferente  sobre los caballeros franceses. Mientras que les respetaba como fuerza conjunta, sabía que su victoria previas, mismas que les habían dado su fama, eran su mayor debilidad ya que estas les habían llenado de ego, un ego que muchas veces les hacia subestimar a sus enemigos. Aquel día de octubre de 1415, Enrique V y su ejército -7 veces menor- despedazaron a la flor de la caballería francesa.

Con los Dedos de la Mano

Se dice que los amigos se cuentan con los dedos de la mano, algo que en realidad nunca había creído mucho en tiempos anteriores en mis años escolares, ya que en esos tiempos yo pensaba y juraba que los amigos eran eternos o al menos los míos y pensaba que aquellas personas quienes decían eso –que eran muchas – lo decían debido a que sus amigos, o la versión de los mismos, no eran como los míos por lo que naturalmente no sabían de lo que hablaban o lo hacían basado en su propia experiencia.

Sin embargo, sucede mucho que los dichos y los refranes existen debido a una razón, y esta razón es porque la mayoría de las veces eso es lo que sucede en la vida aunque muchas veces creamos que nuestra situación sea el centro del mundo, algo que es normal pese a que vivimos en un mundo sumamente individualista que nos enseña siempre las virtudes individuales sobre las leyes colectivas. En mi caso en este particular, es que aquel refrán que dice que los amigos se cuentan con la palma de la mano, es más que cierto.

Debo decir también, que el contenido de este refrán, pese a lo que yo pensaba, no es uno negativo sino por el contrario,  es uno que nos dice que hay amigos para todo la vida, tantos que se pueden contar con los dedos de la mano,  mientras que mucha gente, como yo anteriormente,  daban una connotación completamente negativa a esta verdad. Este refrán no solo es cierto por mayoreo sino que matemáticamente también lo es ya que cada individuo tiene sus caminos y es imposible que todos esos caminos se crucen en un siempre.

Ahora que estoy en una edad adulta, aunque al principio de ella, me doy cuenta que en verdad los amigos se cuentan los dedos de la mano, de hecho en mi caso en particular, no tengo si quiera los suficientes verdaderos amigos para contarlos con todos los dedos de mi mano, aunque estoy próximo. Esto también se debe a que la amistad es una red de intereses en común que se forja en esos mismos principios. En el momento que los intereses cambian a otras direcciones,  entonces la amistad con la que se contaba con aquellos con los mismos intereses simplemente se desvanece.

Asimismo, se debe tener muy en claro cual es la definición de amistad que se tiene, para poder así medir la cantidad de amigos ya que si esta estimación es una mas relajada entonces seguramente los amigos excederán la cantidad de dedos en la mano. Ahora bien si es que un verdadero amigo lo consideramos como un hermano entonces la cantidad se reduce mucho.

Mis dos mejores amigos se fueron desde hace tiempo a vivir a Londres y no los veo mucho por lo caro que es el ir y venir, sin embargo encontré unos vuelos baratos el día de ayer y los compre para poder darles una visita a aquellos que si se encuentran en los dedos de mi mano.